Celebra tu boda en una carpa. Vive una experiencia perfecta, única e inolvidable.

Proceso de alquiler de carpas para bodas

Facilitándonos la FECHA DE LA BODA y el Nº DE INVITADOS, os podemos aconsejar las dimensiones de la carpa que precisáis y confeccionaros un PRESUPUESTO PERSONALIZADO en función de vuestras necesidades.

Si estáis interesados, un responsable de nuestro equipo profesional se desplaza al terreno donde se ubicará la carpa, para comprobar la accesibilidad del montaje, responder en persona a todas las preguntas que podáis tener, como puede ser el catering, menaje, mobiliario, infraestructuras, grupos electrógenos, ambientación…. concretando todos y cada uno de los detalles que marcarán la diferencia.

Os aconsejamos en todas las cuestiones que comportan el montar una carpa para una boda y encontrar la solución más adecuada al lugar del que dispongáis, así como los mejores precios en función de la calidad de los productos.

Dos semanas antes del día de la boda, nuestro departamento comercial contactará con vosotros para repasar de nuevo todos los datos de vuestro montaje.

Aunque las bodas son un día concreto, nosotros entendemos siempre que el alquiler es para un fin de semana entero, de viernes a domingo.

Imaginemos una boda en sábado:

  • Nos comprometemos a finalizar la instalación el jueves de esa semana, y antes de darlo por terminado, el responsable del montaje junto con los novios, revisan toda la carpa para explicar en profundidad todos los detalles y no nos iremos hasta tener vuestra aprobación total.
  • El viernes disponéis de la carpa durante todo el día, primero por vuestra tranquilidad en cuanto a que ya está terminada, y también para facilitar el trabajo de catering, floristería…
  • El domingo volvéis a disponer de la carpa, ya que nunca vendremos a desmontar antes del lunes. Para que el catering recoja con calma, para hacer la paella con los familiares que han venido de fuera, o simplemente aprovechar y hacer la fiesta para los amigos y compromisos que no estuvieron en la boda.